Booktrailer


martes, 8 de marzo de 2011

31. NESBELL LANE

Hoy he recibido otra petición más de una chica que quiere pertenecer al club. He accedido a hacerla socia y aquí os la traigo, ella es Nesbell Lane y tiene dos historias en danza:



NESBELL LANE


Y como suele suceder, cada historia tiene su propio blog, donde se publica periódicamente, así que os dejare el link de cada una:



Prefacio

El patio parecía inmenso, la libertad podía sentirse, el aire fresco llenaba mis pulmones. Era fantástico sentirse así. Vivía en un mágico lugar, un lugar de ensueño. 

Los uniformes nos hacían parecer iguales, todo el jardín de niños corría entre los enormes árboles y el zacate del suelo. 

El cielo estaba claro, podía ver el color celeste y las pocas nubes que lo hacían parecer aun más hermoso, pero había una parte que se oscurecía cada vez más, algo desastroso pasaría, el agua caería, era mayo, época de lluvia, y eso no me agradaba mucho, mamá no me dejaba salir a jugar cuando el agua venia a visitarnos, pero podía observar un lindo espectáculo desde la ventana de mi habitación, cada gota de lluvia era cada cosa que me faltaba hacer, cada sueño.

Escuché los pasos de Aly cerca, mi mejor amiga me iba a atrapar, así que apresuré mi paso, corrí cada vez más rápido.

—Te alcanzaré Maybelle—gritó.

Razón que izo que mis pies se movieran aun mas apresuradamente.

—No lo lograrás—dije entre risas.

La mariposa azul cruzó lentamente sobre mí, era hermosa, las alas parecían brillar nunca había visto algo, simplemente era bellísima. 

Pero todo dio un giro, ya nada era igual, la nube negra había cubierto mis ojos, un tornado había girado todo y fría nieve había transformado el ligero sudor de mi rostro en gotas de hielo. Mi respiración fue cada vez menor, cada vez más difícil, todo cambió y caí al piso.
Las hierbas me ataban hacia ellas, eran duras, difíciles de desatar, me moví lentamente pero no sucedió nada, las hojas eran más fuertes que yo.

Sentí su mano sobre la mía, era grande y calientita, probablemente era papá que venía a despertarme de mi pesadilla, tenía que darle el beso de buenas noches, se me había olvidado, no recordaba siquiera haberme ido a dormir. 

Abrí los ojos lentamente y descubrí su rostro. Sus ojos me observaban con curiosidad, tenía los ojos del color del cielo y no cuando la lluvia viene, el cielo estaba en sus ojos con el tono celeste y su cabello era como el sol, dorado y resplandecía con cada movimiento, su piel era como el viento, casi invisible, era demasiada blanca. 

Acerqué mi mano que él no tomaba e intenté quitarme todos los cables que enrollaban mi rostro, me había dado cuenta que no estaba entre las hierbas, no, ese no era el lugar.

Volví mi rostro para preguntarle al chico de ojos de cielo dónde es que yo estaba, pero él había desaparecido, se había esfumado.

Sipnosis

Si hubieras nacido con un sólo propósito
Si tu pasado fuera peor de como te lo hubieras imaginado
Si tuvieras que unirte a tu peor enemiga para salvar tu vida
¿Que harías? ¿Dejarías todo?

La primavera ha llegado y un cambio de vida también.
Lizzy y Dafne tienen una vida muy diferente, pero al mismo tiempo muy parecidas.
Una de ellas sabe disfrutarla sin importar lo que suceda, mientras que la otra hace todo lo contrario.
¿Que si sus vidas cambiaran? ¿Qué si tuvieran que unirse para salvarlas?



Corría entre los prados a gran velocidad, nunca creí haber corrido tan rápido. Estaba temblando tanto que sentía que en cualquier momento caería.

El cielo estaba completamente oscuro, pocas estrellas titilaban allá arriba y la enorme luna alumbraba todo, agradecía que estuviera allí.

El aire gélido helaba mi piel, estaba temblando no sólo de frio, si no de miedo, todo se avecinaba y me hacía enloquecer.

—¡¡¡Vamos Lauriee, apresúrate, es casi medianoche!!!—grité sin siquiera detenerme, faltaban sólo un par de minutos para que todo terminara—Vamos—grité de nuevo. Estaba enloqueciendo.

Escuché sus pasos más cerca cada vez, pero no lo suficiente. Continué corriendo, no me podía detener. Esto era de vida o muerte.

Mi pie se dobló y caí al suelo. Sentí mi rostro estrellarse en el frio pasto y el dolor me perforó. Estuve tirada unos cuantos segundos, tenía que continuar pero no podía.

—Vamos Elizabeth.

Solté un largo suspiro. Laurie había llegado.

Me tomó de la mano y me ayudó a levantarme.

—Hay que continuar—susurró mientras miraba mis ojos—Corre.

Tomé mi vestido y continué corriendo con ella detrás de mí.

El miedo me estaba atormentando, tan sólo unos minutos, eso era todo lo que nos quedaba.

—¡Hemos llegado! Detente Elizabeth.

Escuché su voz y miré el árbol, estábamos aquí. Lo habíamos logrado.

Entonces miré la tumba, pero no hice nada más, comencé a escarbar con las manos, tan rápido como pude.

Tenía que devolver la cadena.

—Déjame ayudarte—musitó Laurie.

—No, tengo que hacerlo sola.

—No te apresures ¡¡Elizabeth basta!!

-No puedo detenerme… o moriremos.

Entonces todo se tiñó de negro y no pude ver nada más.



Entrada anterior: 30. ANNA KARINE

4 comentarios :

Nesbell dijo...

MUCHAS GRACAS, ME ENCANTO LA ENTRADA!!!!

Coeli dijo...

El proyecto marcha y sigue creciendo. Que gusto, es un placer enlazarnos y conocer tanto talento. Bienvenidas a todas.

Querida Dulce de paso también para dejarte un fuerte abrazo en este día internacional de la mujer.

Para ti y todas las maravillosas mujeres!

Un fuete abrazo

Nesbell Lane dijo...

Hace ya mas de tres años.
Haciendo un recorrido por mis blogs olvidados y leyendo los comentarios y entradas. No he dejado de escribir, nunca lo haré. Justo hoy estoy comenzando una nueva historia. Pero mis blogs han sido cerrados ya.
Tantos recuerdos por acá.

Solo pasaba a saludar y desear que estés bien.

Nesbell Lane dijo...

¡Hace ya mas de tres años!

Tenía tanto tiempo que no entraba a blogger, dándome una vuelta y recordando viejos tiempos. Hace más de dos años que abandoné mis blogs... Continuo escribiendo, siempre lo ahora, estoy en la universidad estudiando cine y me especializare en guionismo....

Que buenos recuerdos por acá

Solo queria dejar un comentario por aquí y saludar, espero que estén de lo mejor