Booktrailer


jueves, 4 de agosto de 2011

SIGUIENTE CONTINUACIÓN DE HILO ROJO DEL DESTINO, BY ASTRID

SABRINA, YARIT, VALNELIA, ANGELA, SONIA  R., SANDRA, AYUMI, RAZÓN Y LOCURA, EILEEN, CLAUDIA, PRINCESS OF DARK Y ELENA, ¿QUIÉN DE VOSOTRAS HACE LA SIGUIENTE CONTINUACIÓN DEL RETO TEJIENDO UN CUENTO?. 

Las otras socias del club que aún no tuvieron la oportunidad de participar en este proyecto, si lo desean, también pueden prestarse para continuar esta historia.

Aquí os dejo el link de "Hilo Rojo Del Destino" para que podáis ver cómo va la historia hasta el día de hoy:


Y aquí os dejo la última continuación "cosida" a esta maravillosa historia que cada vez se pone más y más interesante... ¿que pondrías ahora tú?.

No creía lo que veían mis ojos, todos nos observaban incrédulos, ¿un chico como Roberto siendo lindo?, sin dudas esto era una broma.

-Hola Caroline -tomó mi mano y besó mis nudillos, estaba paralizada, Iris golpeó mi costado con el codo y reaccioné.

-¿Que demonios haces? -sin quitar la estúpida sonrisa de su rostro me entregó las rosas.

-Consintiendo a mi chica.

-¿Tu chica? -él sólo asintió sin dejar de sonreír.

-Nena, te dije que me gustaban los retos -me miró fijamente con sus penetrantes ojos verdes-,
paso por ti a las 7.
 
Sin esperar a que le respondiera algo, se giró y se fue por el pasillo. Esto era sólo un reto para él, no niego que me ilusioné un poco al verlo con un detalle así, pero yo tenía claro que no caería en su juego.

Caminé molesta a mi siguiente clase, Iris iba a mi lado en total silencio, al parecer tan sorprendida como yo. Roberto era el idiota mas grande que había conocido en mi vida y por lo visto, haría lo que fuera por meterme en su cama... Pero estaba loco si creía que lo iba a conseguir, si pensaba que con flores y una cena me tendría, estaba muy equivocado. 
 
Entramos al aula y buscamos nuestros asientos.

-¿Tienes una cita entonces? -Me giré hacía Iris quién me observaba con una enorme sonrisa.

-No -dije rotundamente.

-Yo diría que sí, pasará por ti a las 7, ¿no escuchaste?. Creo que todo el mundo se enteró.

-No iré a ningún lado con él.

-Yo creo que si -la fulminé con la mirada y ella sólo encogió los hombros- sólo digo lo que pienso.

-No estoy demente -o al menos eso creía.

Durante las clases anteriores a la hora del almuerzo, no dejé que Iris iniciara de nuevo ese tema de conversación. Yo tenía claro que no quería salir con nadie. Nos encontramos con Michael cuando íbamos a la cafetería del instituto y él simplemente pasó de mi e hizo todo lo posible para evitar mirarme. Aunque todavía estaba molesta con él, ese gesto me dolió. Al fin y al cabo, siempre habíamos sido buenos amigos.
 
Seguimos nuestros caminos hacía la cafetería y por los pasillos todos murmuraban y me miraban como a un bicho raro. Tal vez al verme cargar el ramo de rosas todo el día pensaban que yo estaba con él y que era "su chica", pero solo iba a devolvérselo. Entramos y vi al fondo a Roberto y su grupo de amigos, los del Club de los idiotas. Caminé decidida hacía su mesa, reuniéndo todo el valor posible que pude encontrar.

-Hola nena, veo que te gustaron -dijo nada más verme enfrente suya, señalando las flores que aún tenía entre mis manos y con una sonrisa de triunfo en su bello rostro. Aquello me dio el valor necesario que me faltaba, así que tomé el ramo y lo arrojé a su cara.

-¡No me llames nena!. Y entiende de una vez que no saldré contigo, aléjate de mi - toda la cafetería miraba expectante la escena, no sé cómo me atreví, el ceño fruncido de Roberto me intimidó un poco. Se levantó de su silla y se acercó a mi, yo no iba a retroceder, no le tenia miedo... ¿verdad?.

-Nena, no me alejaré nunca de ti. Además, tú no quieres que lo haga -di un paso hacia atrás temiendo su furiosa mirada y él en respuesta, me tomó por las muñecas acercándome más a él. Nuestros rostros estaban a una distancia nula y su respiración chocaba con la mía- acéptalo.

Quería estrangularlo, torturarlo y luego matarlo, ¿cómo se atrevía decirme eso?. Apenas me conocía y se creía el centro de mi universo... Dejé de pensar cuando rozó sus labios con los mios y me aprisionó con sus brazos. Todo era silencio a nuestro alrededor. Se me escapó un suspiro y Roberto sonrió con arrogancia entre mis labios. Él me volvió a besar con más pasión y yo casi olvido que estábamos en un lugar público. ¿Podía ser cierto que estuviera equivocada y que realmente no quería que Roberto me dejara en paz?.
 
¿Que os parece?, ¿creéis que ella cederá y aceptará reunirse con él para luego, a solas, vengarse de alguna manera?, ¿o simplemente aceptará la cita resignada por que se da cuenta que lo necesita a su lado?. Quizás simplemente le de un rotundo no y pase de él... o aparece alguién más en el juego... ¡Tantas cosas podrían pasar!, ¿a que esperar para dar tu opinión?. Venga, acepta el reto y sígue la historia!!!.
 
Saludos!!!
 

9 comentarios :

Déborah F. Muñoz dijo...

oh, en pleno comedor!!

Sabrina dijo...

Hola Dulce! Agradezco que me avises y todo para hacer la continuación, pero he estado un poco ocupada ultimamente y el lunes me voy de viaje y no regresaré hasta septiembre, así que siento no poder participar hasta entonces si aún sigue la historia.
Por otra parte, me gustó mucho la continuación de Astrid, sonreí como tonta al ver todo lo que pasaba jajaja, a todas les gusta cuando un chico rudo como Roberto se porta todo lindo! Jaja
Saludos!

Astrid dijo...

hola dulce, sabes recibi un relato para el concurso que no fue publicado, te lo dejo y me envias tu calificacion??

GRACIAS (te lo envio en partes)

"NOTHING´S FOREVER"

En una inglaterra antigua, habia un estudio de ballet en la cual surgian alrededor de ella rumores que ahi era la cueva de un demonio.
La gente dejo de utilizarlo al aver encontrado varios cadaveres de hermosas mujeres, todas ellas habian muerto en la boca del demonio y junto con él sus deceos de triunfar.
Un 12 de noviembre, Lily Oliver estaba en su habitación tocando con sus delicados dedos el piano mientras que en su mente se imaginaba bailando la dulce cancion que salia de esas teclas de marfil.
Lily siempre soño en ser un bailarina y ser aclamada por la masas, ella solo queria sentir que volaba, que podia alcansar sus sueños.
Despues de un agotador dia en la escuela privada para mujeres, Lily se dirigia a la escuela de ballet a la cual diariamente asistia, despues de ponerse la ropa adecuada para la clase, sus compañeras y enemigas estaban reunidas en una esquina del salon presumiendo a las demas las joyas costosas que les habian comprado.
Lily con una sonrisa las ignoro y fue directamente al tubo blanco que cruzadaba la pared, lo agarro con una de sus manos y empeso a hacer su calentamiento, con gracia subio su mano derecha lentamente hacia arriba para despues bajar su mano para tomar su pie y ponerlo a la altura de la cabeza.

Astrid dijo...

Lily a la edad de 7 años tomo la decision de ser bailara gracias a la repentina muerte de su madre, Lily por las tardes miraba a su madre y su esvelto cuerpo dar giros y hermosos movimientos mientras ella usaba unas zapatillas rojas y un tutu blanco los cuales habian sido enterrados junto con el cadaver de su madre.
-Oliver- la llamo una chica rubia mientras enseñaba su muñeca y el adorno que colgaba de ella.
-¿Dime?-pregunto ella con seriedad.
-¿Notas algo diferente en mi?- pregunto todavia mostrando su muñeca.
-Nada, solo que te ves tonta con la mano en esa postura ridicula-dijo ella sin ningun indicio de gracia en su voz.
-¿Encerio? y ¿tu crees que lograras ser una bailarina profecional?- le pregunto al mismo tiempo que le tomaba su mano con fuerza.
-Lo lograre, lo creo con todo mi corazon- respondio ella sin arrepentirse de sus palabras.
-Bueno, ya que eres un bailarina experta supongo que sabras que las mejores bailarinas pisaron el estudio de ballet "fairytale" mas reconocido del pais-dijo ella tratando de intimidar a Lily.
-Conosco el estudio pero solo por fuera- admitio ella recordando la leyenda que rodeaba ese estudio.
-Te propongo que hoy antes de la medianoche entres y bailes aunque sea una cancion-le propuso aquello cuando apreto mas la mano de Lily.
-Perfecto, es un trato, si gano tu me daras algo a cambio-propuso Lily.
-Te dare mi pulsera de oro si cumples el trato Oliver-dicho eso se fue mientras que era respaldada por su amigas.
Despues de estar Lily varias horas encerrada en su cuarto dandole vueltas al trato que tubo le resulto estupido, ella no tenia que pisar ningun estudio para demostrar que era una gran bailarina.
Entonces tomo su grabadora y sus zapatillas de ballet y se encamino al estudio que habia estado habandonado desde hace 100 años.

Astrid dijo...

Lily para poder entrar tubo que quitar una tabla que estaba clavaba a la puerta principal, despues de un gran intento por quitarla logro entrar, encendio una vela y ante ella haba un pequeño pasillo, ella camino sin sentir el miedo aún para despues toparse con una puerta de madera que pudo abrir con facilidad.
La pequeña luz de la vela no podia alumbrar mucho pero se podia apreciar un enorme salon con un piso gris, no habia ventanas pero era muy parecido al salon donde tomaba sus clases de ballet.
Ella prendio 4 velas que coloco en cada esquina del salon, se dirijio despues a su pequeña grabadora en la cual empeso a sonar la melodiosa cancion "river flows in you".
Entre la penumbra, oculto se ayaba el demonio, la causa de los rumores y la clausura del estudio, el vampiro habia regresado despues de aver matado para saciar su sed.
Este al haber entrado al estudio escucho la melodiosa cancion en el salon, con una rapidez sorprendente llego y se oculto en la penumbra mientras sus ojos se deleitavan con esa pequeña figura que hacia pequeños y hermosos movimientos con sus manos y con sus pies.
El vampiro no podia dejar de verla, en el instante en que la vio le resulto la criatura mas hermosa del planeta, Lily era de tes blanca, ojos amielados y su pelo con unos hermosos rizos acaramelados caian hasta su espalda.
"Mia"-penso el vampiro-"Ella tiene que ser solamente mia"
El vampro observo que Lily estaba a punto de saltar, rapidamente la mano blanca y fria del vampiro tomo su pequeña cintura para elevarla hasta lo alto para despues depositarla enfrente suyo, quedando ella de espaldas a él mientras tenia agarradas sus dos manos, él se acerco lentamente a su cuello, olfatiando su dulce perfume.
-¿Quien es usted?-pregunto Lily con los ojos cerrados.
-Proximante, el dueño de tu corazón-dicho esto el corazón de Lily exploto a enormes y freneticos latidos.
-¿Quien es usted?-pregunto de nuevo ella.
-Todabia no es tiempo, mi amor-despues de esas palabras el vampiro deposito un dulce beso en el cuello de Lily y se esfumo.

Astrid dijo...

Tan pronto como él se fue ella tomo sus cosas y salio corriendo de ese lugar, al llegar a su casa, LiLy se encerro en su habitación mientras respiraba pesadamente.
Ella no podia creer lo que habia pasado en el estudio, instintivamente se llevo una mano a su cuello, al lugar en donde él habia depositado su frio beso.
Esa noche ella no pudo dormir, no dejaba de pensar en la hermosa voz de ese extraño y su frio tacto con su piel, Lily deceaba verlo, deceaba sentirlo de nuevo, ella no entendia el sentimiento que ese extraño habia despertado en ella.
A la mañana siguiente en el estudio de ballet, Lily recibio la pulsera de oro que se le fue prometido pero no le conto a nadie la experiencia de la noche pasada.
Horas despues, Lily se encontraba de nuevo ante el viejo estudio, ella seguia sin entender ese sentimiento que la impulsaba a regresar de nuevo a ese lugar, se adentro de nuevo en el salon, volvio a poner la misma y cancion y comenzo a bailar.
En ese momento sintio que alguien la tomaba por una mano y ella sonrio, el vampiro y Lily comenzaron a bailar, el la sostenia de su cintura mientras el cuerpo de LiLy bajaba hacia bajo y una de sus piernas lentamente subia hacia arriba, despues él vampiro la tomo de una sola mano mientras ella giraba y giraba en su lugar.
-¿Que es este sentimiento?-susurro ella sin parar de bailar.
-Esto es amor-respondio él.
-¿Pero como fue que me enamore?-pregunto cuando el vampiro la alzo hacia arriba, despues de eso giro en puntitas hacia el lado izquierdo lejos del vampiro.
-Estas destinada para mi, desde que naciste fuiste echa para mi, mi eterna amante.
-¿Por que no puedo ver tu rostro?-pregunto Lily al ver que el vampiro tenia una antifaz negro.
-Todo a su tiempo, pero te dire todo de una vez si eliges quedarte a mi lado eternamente.
Lily volvio a girar mientras sus brazos se cruzaban arriba de ella, parecia un trompo, cuando paro se levanto en un solo pie en punta y el otro en linea recta levantado mientras sus manos parecian querer alcanzar el cielo.
El vampiro ya no bailado mas, se veia incapaz de seguir el baile de Lily, lo unico que el pudo hacer fue observar movimientos tras movimiento que ella hacia con gracia.
-Quedate conmigo Lily-dijo él, parecia suplica.

Astrid dijo...

-¿Como sabes mi nombre?-pregunto ella cuando se acerco y tomo su mano y la deposito en su cintura.
-Te segui mi preciosa amante he inventigue todo sobre ti-dijo mientras los dos volvian a bailar intensamente.
-Dime tu nombre, meresco saber-exigio ella.
-Alejandro-dijo, resaltando su nombre-Quedate-pidio de nuevo.
-Nececito . . .pensarlo.
-Te dare 24 horas, sino regresas cuando aya acabado el tiempo me perderas Lily.
La estrecho fuertemente contra su cuerpo, le dio un beso en su frente y desaparecio y ella se fue pensando todavia en las palabras "me perderas"
Despues de esa noche Lily jamas volvio al estudio y haci pasaron 5 años en los cuales ella en el transcurso de ellos perdio a su unica familia, su padre, pero tambien se hizo realidad su sueño, ella logro ser un bailarina reconocida pero ella lo necesitaba, se dio cuenta, una noche de abril con una enorme luna, que lo amaba, amaba a alejandro y ella lo habia perdido.
Lily con 18 años recien cumplidos regreso de nuevo al viejo estudio de ballet.
-Si estas aqui, quiero que bailes conmigo-dicho eso comenzo a bailar con su hermoso tutu rosa y su pelo suelto.
El vampiro salio de las penumbras y la encaro, en ese momento el no tenia su antifaz y Lily quedo maravillada ante su hermozura.
-Te amo- le dijo al vampiro.
-Te he esperado tanto tiempo-camino hacia ella, la tomo de su cara y la beso mientras ella se apretaba mas a su cuerpo.
15 años despues, en un estudio de ballet en Viena, Alejandro y Lily disfrutaban de su inmortal amor bailando ese diciembre un Pas de deux, él tomo con delicadeza una de sus manos mientras ella traba de pararse en un solo pie en puntita y el otro seguia en linea recta hacia arriba, despues de eso Alejandro la tomo por la cintura haciendo que Lily girara sobre su lugar.
-Que dicha- dijo alejandro mirando fijamente los ojos de su amante mientras la elevaba hacia arriba para despues bajarla y ella caminara en puntitas he hiciera arcos arriba de su cabeza con las manos.
- A empezado el invierno y con ella un año mas a tu lado-dijo Lily despues de aver saltado y girado en su lugar 3 veces.

Astrid dijo...

-Cuando bailo siento que te amo cada dia más-alejandro trato de acercarse a Lily, ella se habia alejado hasta el otro extremo del salon.
Cuando él abrazo a Lily por detras ella pronuncio las palabras que describian perfectamente sus sentimientos.
-Te amo-dijo al momento que tomo una mano del vampiro y la coloco en su corazón muerto.
-No te pido nada mas, solo tu sonrisa y tu compañia, no anhelo nada mas.
Y haci su amor se intensifico mas con el tiempo, llevandolos a una paz inalcansable haciendo que aya muchos destellos de amor.
Cuando una persona tiene sueños y metas es posible cumplirlas si nunca nos rendimos ante cualquier obstaculo que se nos enfrente, haci podremos triunfar en la vida que se nos otorgo por poco tiempo, tenemos que disfrutar cada dia como si fuera el ultimo.

Astrid dijo...

LISTO!!! CREO Q SERA ALGO INCOMODO LEER POR COMENTARIO PERO NO SE ME OCURRIO OTRA FORMA DE ENVIARLO!!!