Booktrailer


viernes, 29 de julio de 2011

SIGUIENTE CONTINUACIÓN DE "HILO ROJO DEL DESTINO" (Reto Tejiendo Un Cuento)

Aquí os dejo la continuación que ha hecho Déborah F. Muñoz para que sea tejida a la historia "Hilo Rojo Del Destino". Ahora le toca el turno a Astrid, que espero que lo tenga lo antes posible, si es para el Lunes mejor que mejor, jejeje.

Aquí os dejo el último párrafo escrito y luego la continuación de Déborah:

Jane no me miró en ningún momento, su cabeza estaba cabizbaja y lo único que hacía era darme ligeramente la espalda mientras se abotonaba su blusa rosa en silencio.

-¿Esto es lo que haces cuando mamá está fuera de casa? -le dije sin responder a su pregunta-, no sé si te acordarás que tienes habitación propia...

-Aún no me has respondido -me interrumpió él, ahora más molesto que avergonzado- soy tu hermano mayor y te exijo una explicación.

-De verdad, Dylan, no hay nada que explicar -improvisé, avergonzada y fingiendo que no me daba cuenta de los apuros que estaba pasando Jane para abrocharse correctamente la blusa-, he tenido que salir un momento, nada más.

-Dios, Caroline, ¿eso es un chupetón? -preguntó incrédula la novia de mi hermano, a la que fulminé con la mirada. Acababa de pasar de no caerme mal a caerme fatal con una sola frase. Dylan se acercó y lo miró de cerca frunciendo el ceño.

-Mira, hermana, sé que ahora mismo estáis en una etapa difícil, pero realmente creo que Michael y tú deberíais esperar un poco antes de ir a mayores y...

-¿Qué tiene que ver Michael con esto? –pensé en voz alta interrumpiéndole.

-¿Me estás diciendo que no te lo ha hecho Michael?. De verdad, no imaginaba que fueras así, quizás deberíamos tener una larga charla de hermano a hermana…

-¡Alto, alto! -exclamé, bastante cabreada ya de por sí desde antes de que empezara esta conversación absurda-. ¿Desde cuándo Michael es mi novio?. Porque parece que todo el mundo lo sabe menos yo. ¡Si ya ni siquiera le puedo considerar amigo!. ¿Me he perdido algo? -mi hermano abrió la boca para hablar pero yo alcé la mano para callarle-. Mira, estoy agotada y es tardísimo. He cometido un error saliendo hasta tan tarde y no volverá a pasar, así que, si no se lo dices a mamá, yo no le contaré lo que hacéis tú y Jane en su sofá favorito. ¿Te parece bien?.

Jane le hizo un imperceptible gesto con la cabeza, aun sonrojada, y él acabó por rendirse y asentir, diciendo que de todas formas teníamos que hablar un día de estos sobre el tema. Ignorándole, subí a mi habitación y me quedé dormida casi antes de tocar la cama.

***


A la mañana siguiente, me levanté con unas profundas ojeras y maldije a Roberto por hacer una fiesta en día lectivo y por todo el día anterior, en general, aunque en el fondo sabía que la culpa era casi exclusivamente mía.

Con cierto alivio, me di cuenta de que ni Roberto ni sus amigos habían asistido a clase (probablemente siguieran con la fiesta), y me dispuse a entrar en el aula bajo las atentas miradas y cuchicheos de todos los presentes. No tardé en enterarme, escuchando a hurtadillas, que alguien me había visto la noche anterior en la fiesta entrando con Roberto en su habitación y me sentí terriblemente avergonzada cuando me di cuenta de lo que todos pensaban de mí. Me había convertido en la nueva Stacy Holkman de la clase.

No me hizo falta ni acercarme a hablar con Michael e Iris para saber que ellos también habían oído el rumor. Él se quedó enfurruñado, sin saludarme siquiera y con la vista al frente, mientras Iris escribía rápidamente una notita y me la pasaba.

Iris: –¿K a pasao? ¿S cierto lo d la fista?
Caroline: –No s lo k andan contando x ahí, pro no pasó na!!!!
Iris: –¿ntoncs s vrdad?????
Caroline: –Sólo fui a darl las gracis, malpnsada!
Iris: –¿Y el xuptón?
Caroline: –¿D k diablos hablas?
Iris: –No disimuls, hac calor pa ir con bufanda.

Para mi bochorno, el profesor Vincent interceptó entonces la nota y la leyó en voz alta, haciendo las delicias del resto de la clase (¿desde cuándo los profes son capaces de descifrar una notita?). Nada más acabar y después de haber pasado la mayor vergüenza de mi vida, Iris me cogió del brazo y me arrastró hasta un rincón solitario, que pronto comenzó a llenarse de curiosos que hacían lo posible por escuchar nuestra conversación en susurros, en la cual le contaba todo lo que había pasado la noche anterior.

-Yo lo flipo -dijo cuando acabé.

Y más lo iba a flipar, porque en ese momento apareció Roberto, con un enorme ramo de rosas sospechosamente parecidas a las de mi vecina de enfrente y una invitación a cenar...

3 comentarios :

Astrid dijo...

Pobre su profesor la expuso ante toda la clase... y Roberto al final!!! creo que ya tengo una idea de a donde va la historia, publico mi continuación lo antes posible... besos!!!

Déborah F. Muñoz dijo...

XD, como Roberto había dicho que se le gustaban los retos

Astrid dijo...

hola dulce ya esta la continuacion en mi blog

http://destellosdeluna-astrid.blogspot.com/2011/08/hilo-rojo-del-destino.html

creo que no es tan extenso pero no queria decidir que iba a pasar ahora... quien siga la historia creo que tiene la opcion de matar a roberto o que se dejen llevar ante la mirada de todos!!!


besos!!!!