Booktrailer


sábado, 10 de diciembre de 2011

"ESCLAVOS DE LAS SOMBRAS" MITCHELL PARTE 2 By D.C. López (+ 18 años)



Parte dos


Ya tenía los nudillos condolidos de tanto golpear una y otra vez el viejo saco, si seguía así iba a reventarlo y entonces le costaría comprar uno nuevo. No era que eso le supusiera un problema, pero pasaba de tener que perder el tiempo encargando uno y escuchar los quejidos de los otros que se verían obligados a prescindir de ello, ya que estaría inservible.

Se secó el sudor de la frente con su antebrazo, mientras aún jadeaba por el esfuerzo del ejercicio. Distraídamente, se dirigió otra vez hacía su taquilla y dejó los guantes en su correspondiente sitio. Los pobres estaban ya hechos polvo, pidiendo ser reemplazados. Miró en el interior y tomó de nuevo sus ropas negras, una toalla verde tamaño extra grande y el gel de ducha "Magno"; su preferido.

La ducha estaba repleta de exterminadores, todos ellos preparándose para salir a patrullar esa noche por las peligrosas calles de Londres. Mitchell no era el único que había estado gran parte de la tarde entrenando y machacando los músculos, eso era lo normal allí.

Esa noche decidió no practicar puntería en el campo de tiro, lo dejaría para otro día. Lo suyo no eran las armas, aunque siempre llevaba un revolver encima, a él le iban más las dagas. Éstas eran de fácil uso, menos pesadas y acertaban siempre en el blanco.

Se metió en la única ducha que había disponible y dejó que el agua se encargara de eliminar todo el sudor que pringaba su fibroso cuerpo y que a su vez, calmara sus contraídos músculos.

Diez minutos más tarde, estaba vistiéndose de nuevo para comenzar con su jornada laboral de esa noche. Se acercó a la sala de armas y extrajo de la funda de piel sus dos maravillosas dagas de empuñadura negra. Eran de acero y con un filo demasiado afilado. Se las guardó estratégicamente en un lugar seguro donde pasarían desapercibidas y luego tomó su revolver e hizo lo mismo.

Saludó a sus dos amigos -con los que había vuelto a coincidir-, que entraron también para armarse hasta los ojos y después de despedirse de ellos, salió de la sala listo para la acción.

Pero antes, tenía que ponerse su anillo. Sacó del bolsillo de su pantalón de cuero una cajita pequeña de plástico y extrajo el sello de oro que había dentro. La sortija tenía la cara de un perro tallada en él. Ese era el símbolo que representaban a los perros infernales que siempre acompañaban a sus amos, los exterminadores.

Cada uno de ellos tenía una joya con ese símbolo, algunos tenían a su mascota atrapado en un brazalete o en un colgante, cualquiera de ellas eran válidas.

Los perros infernales eran de mucha utilidad, eran los mejores rastreadores para encontrar a cualquier criatura maligna. El suyo, particularmente era uno de los más peligrosos, debido a su gran tamaño. Tenía un pelaje negro para pasar desapercibido entre las sombras; sus ojos eran de un rojo intenso que delataban su naturaleza sobrenatural y sus afilados colmillos no tenían nada que invidiar a los de los vampiros. Realmente temible, cómo su amo.

-¡Hey Mitchell! -le gritó Dylan desde la otra punta del pasillo- ¿te marchas ya?.

El hombre no tardó en alcanzarlo y ponerse a su altura.

-¿Para que hacer esperar más a las bestias? -le contestó con burla-, están desando que le demos caza, ¿Por que demorar más lo inminente?.

-Cierto, hombre -le dijo-, pero yo pensaba que antes te tomaría un par de tragos conmigo.

Dylan le guiñó un ojo, mientras sacaba una petaca metálica y plateada del bolsillo de su chaqueta y se lo ofrecía.

-Ya sabes, como siempre solemos hacerlo.

-Gracias Dylan, pero hoy es Sábado -le recordó, negando su ofrecimiento-, y es cuando más movimiento hay en las calles.

O al menos eso esperaba.

-Y quiero estar al cien por cien -añadió.

-Vale tío, beberé yo por ti -le guiñó de nuevo uno de sus negros ojos, en un gesto de complicidad.

Le dio un largo trago al whisky escocés que siempre llevaba a mano y después de despedirse, se marchó a cumplir con su deber.

Este hombre era insaciable, y lo más gracioso de todo era que aunque se bebiera dos litros de alcohol, siempre estaba sereno. "¿Como era eso posible?", quizás ese era su don, ¿quien sabe?".

Él, como todos los demás, tenía un don que lo diferenciaba de los otros. Cuando quería, podía levitar tan alto como deseara. Prácticamente se podía decir que volaba, pero con más estilo que superman.

Con ese gracioso pensamiento, montó de nuevo en su Harley Davidson y la puso con rumbo hacía el destino que le había tocado esa vez patrullar. Habían vampiros y demonios que matar, y él estaba preparado de sobra para hacerlo...

Y encima iba a disfrutarlo.


***



Su teléfono móvil no paraba de sonar y vibrar a la vez. Estuvo a punto de caerse de la mesilla de noche al suelo, pero en el último momento, Jennifer lo atrapó casi en el aire y se lo acercó a la oreja.

-¿Sí? -respondió a la llamada con voz soñolienta.

-Jenni, ¿a que hora paso a recogerte?.

-Espera un momento Saraí, ahora te digo.

Se apartó el aparato del oído y miró la hora que indicaba en la pantalla. Eran casi las ocho de la tarde y aún no se había duchado ni acicalado. Como siempre, se le hacía tarde.

-¿Que tal si vienes a por mí a eso de las diez?.

Escuchó un suspiro de resignación desde la otra línea y luego volvió a oír su voz.

-Esta bien, pero que conste que no espero ningún minuto más, ¿vale?.

-Prometo estar lista a esa hora, lo juro.

La llamada finalizó y sin demorarse más todavía, se puso en pie para comenzar con el ritual de belleza. Tenía que depilarse, hacerse las cejas, ponerse la mascarilla exfoliante y luego, pelearse con su larga melena rubia, que a veces era indomable.

Una vez más, no le dijo nada a su amiga sobre aquellos acosos del que era víctima. No quería preocuparla, además, tampoco era que ella pudiera hacer algo al respecto.

Cuando Saraí le hizo una llamada perdida a su teléfono, Jennifer estaba casi lista. Digo casi porque aún le faltaba terminar de maquillarse. Se apresuró a terminar de ponerse rimel en sus ya de por sí largas y espesas pestañas y dedicándole una última sonrisa de satisfacción a la imagen que reflejaba el espejo, salió disparada del baño.

Cogió su diminuto bolso negro y después de asegurarse que llevaba las llaves del piso, el móvil y la cartera dentro, cerró la puerta principal y con mucho cuidado de no romperse la crisma con esos altísimos zapatos de tacón de aguja, bajó las escaleras.

El maldito ascensor estaba averiado ya dos semanas y la pobre tenía que subir y bajar esas interminables escaleras un mínimo de dos veces al día.

Cuando llegó al rellano de la entrada del bloque, estaba casi sin resuello, con la respiración agitada y con la diminuta falda del vestido negro remangada hacía arriba, mostrando gran parte de sus hermosos muslos. Antes de salir se lo ajustó bien, se aseguró de estar en condiciones, con cada mechón de pelo en su lugar correspondiente.

Abrió la puerta y vio a su amiga, montada en su auto, con el motor en marcha y tatareando la canción de "To Night, I´m Loving You" de Enrique Iglesias. Se acercó al vehículo y montó en él.

-¿A donde vamos a ir a cenar esta noche?.

-¿Te apetece comida china?.

Jennifer asintió entusiasmada.

-¡Que rico!, hace tiempo que no voy a un restaurante de esos.

-Pues estamos tardando.

Le contestó Saraí con una enorme sonrisa en su rostro lleno de pecas. La mujer no era muy agraciada, pero su carácter tan jovial y alegre, junto con su simpatía, la hacían bonita, de una manera especial y diferente.

Su pelo corto, a la altura de la barbilla, era de un color zanahoria y su tez pálida, hacía que sus innumerables pecas resaltarán más. Era bajita, pero delgada y con las suficientes curvas para considerarla muy femenina. Físicamente eran muy distintas, pero tenían muchas cosas en común.

Las dos tenían la misma edad -unos veintiséis años-, les gustaban la lectura, el mismo tipo de música y ambas tenían el mismo carácter. Eran impulsivas, impacientes y desafortunadamente, se enamoraban demasiado fácilmente. Por eso aún estaban las dos solteras, siempre escogían al chico equivocado y acababan durando con ellos muy poco tiempo.

Giraron en la siguiente calle y ante ellas apareció el restaurante chino más famoso de la ciudad.

Tuvieron que dar un par de vueltas a la manzana antes de encontrar un sitio donde aparcar el vehículo. Finalmente encontraron uno que no estaba muy lejos del establecimiento.

Esa noche pidieron para cenar lo que no estaba escrito. Encima de la mesa había comida para todo un regimiento. ¡Saraí era muy exagerada a la hora de pedir!.

Cuando ya estuvieron satisfechas y dejaron casi todos los platos sin tocar, pagaron y se fueron de regreso al Ford Focus blanco de Saraí.

-Me han dicho que esta noche hay espectáculo en la disco -le informó su amiga mientras conducía-, creo que aparte de gogos femeninos van a ver también masculinos.

-¡Que bien!, -exclamó Jennifer-, ¡ya esta bien que haya algo de diversión para las mujeres!.

-Por lo menos una que nos alegre la vista -añadió la otra entre carcajadas.

Al poco tiempo llegaron al lugar deseado, estacionaron el Ford a dos calles de allí, en un callejón poco iluminado y en cuanto llegaron a la entrada de la discoteca, se pusieron en la cola a la espera de poder entrar. Ya eran casi las doce de la madrugada, justo la hora en la que la mayoría de la gente se aglomeraba en las entradas de las discos y de los Pub, listas para comenzar una noche de diversión.



***




Mitchell estaba aburrido, llevaba un par de horas callejeando y no había encontrado movida alguna. Solamente se había tropezado con un puñado de borrachos, que entre ellos estaban buscando pelea. Nada que a él le interesara. Las broncas entre humanos no eran asunto suyo.

Tiró al suelo la colilla del quinto o sexto cigarrillo de esa noche y con paso firme, se adentró en un callejón oscuro. Cuando comprobó que ese lugar estaba también desierto, volvió a decepcionarse. Parecía ser que iba a necesitar la ayuda de su amiguito... era hora de sacar a pasear al "perrito".

Primero se cercioró que no había moros en la costa, una vez que estaba ya seguro de su privacidad, se quitó el anillo de oro y lo lanzó al suelo a la vez que murmuraba unas palabras en latín:

-¡Hellhound!.

Una humeante y espesa capa de humo grisáceo surgió de la joya, y segundos después, cuando ésta se había evaporado, apareció su mascota. Se trataba de un enorme perro de pelaje negro, con unos ojos tan rojos y brillantes, que resplandecían en la penumbra.

El animal se le quedó mirando fijamente, a la espera de la primera orden.

-¡Busca!.

No hizo falta añadir nada más, el perro giró sobre sus cuatros patas y echó a correr hacía el corazón del callejón.

Seguro que esa bestia encontraba lo que tanto él ansiaba. Era hora de divertirse un poco.

Levantó la cabeza y miró hacía arriba, a la parte superior del edificio que tenía más cerca. Sus pies comenzaron a separarse del sucio asfalto, el viento lo engulló y cuando fue a darse cuenta, ya estaba en la azotea del inmueble.

Agudizó al máximo su sentido de la visión, hasta que encontró a su mascota a unas cuantas calles más abajo. Parecía que rastreaba alguna pista importante, eso era señal de que había alguna criatura cerca.

Echó a correr, saltando de tejado en tejado, estrechando la distancia que les separaban, hasta que alcanzó el edificio que quedaba justo encima.

Descubrió que su perro infernal no estaba sólo, tenía compañía... una muy interesante.

Había un corpulento vampiro con la cabeza morena enterrada en el cuello de un desdichado vagabundo. El gruñido que emergió de la garganta canina, hizo que el vampiro interrumpiera su festín y sin soltar a su presa, le dedicó a éste una mirada asesina.

-Chucho, ¡lárgate de aquí! -rugió, mostrándole los colmillos manchados con el valioso líquido rojo. Hileras de sangre descendían por su prominente barbilla.

El aludido simplemente esperó a que su amo le diera la orden de atacar. El animal también tenía ganas de jugar, pero no sería en ese momento. Mitchell quería para el solito a ese indeseable vampiro.

Después de escupir esas palabras, el chupasangres se concentró de nuevo en beber y dejar seco a su víctima, ignorando a su reciente espectador. No se había percatado de la presencia del exterminador que observaba toda la escena desde las alturas. Éste se acercó al resquicio del tejado y se lanzó al vacío.

Mientras descendía lenta y silenciosamente, Mitchell aprovechó para sacar sus dos relucientes dagas y dejarlas listas para la acción. Justo en el momento que sus botas de motero hacían contacto con el suelo, el vampiro se giró al notar su presencia y soltó al pobre mendigo. Éste cayó al suelo, laxo, sin vida.

Con un grito gutural, se lanzó sobre el recién llegado en un intento por morderle la yugular, pero fue en vano. Cuando su rostro quedó a escasos centímetros del de Mitchell, fue frenado en seco. El exterminador le dedicó una de sus temibles sonrisas, mientras observaba la reacción del vampiro. El chupasangres lo miraba con los ojos desorbitados, con una mezcla de incredulidad y sorpresa. Instintivamente se echó mano a su cuello degollado, en un intento desesperado por detener el chorro de sangre que escapaba a borbotones de su lastimado cuerpo.

Lo estaba poniendo todo perdido.

Cayó de rodillas al suelo, haciendo extraños ruidos con su garganta, hasta que finalmente cayó muerto al piso. A los pocos segundos, su cuerpo se desintegró dejando solamente sus ropas y sus cenizas.

Mitchell limpió la sangre vampírica con la camisa del difunto y las volvió a guardar en su lugar correspondiente. No se apresuró en echarle un vistazo al humano, sabía de sobra que le había llegado su fin. La falta de latidos de su corazón se lo confirmaba.

Después de comprobar que efectivamente no se había equivocado -rara vez lo hacía-, abandonó el cuerpo del desafortunado y se dispuso a continuar con su caza.

No había dado ni cinco pasos, cuando oyó en la lejanía unos cuantos gritos femeninos pidiendo ayuda. Miró fijamente al perro infernal que lo seguía pisándole los talones.

-Amiguito, parece ser que la noche sólo acaba de empezar...

Y sin decir nada más, ambos echaron a correr directos a la fuente de donde procedían aquellos lamentables gritos desesperados.

Sin dudas, algunas mujeres estaban en peligro y él tenía la responsabilidad de socorrerlas.



2 comentarios :

Marijose dijo...

Uhu...
Esa foto es espeluznante...

Mari dijo...

Me encanta como es Mitchell.

Besicos