Booktrailer


sábado, 15 de octubre de 2011

SE ABRE UN DEBATE INTERESANTE, ¿QUE OPINAS SOBRE ESTE ARTÍCULO ESCRITO POR NUESTRA COMPAÑERA MAYTE ESTEBAN?

Aquí os dejo un post que escribió Mayte Esteban en su blog, ¿le das la razón en lo que dice u opinas otra cosa bien distinta?. Habla, exprésate...

PUBLICAR

Estoy encontrando estos días por la red, empresas que ofrecen ayuda a escritores noveles y esto me ha hecho pensar. No son editoriales, ni de autoedición, ni de coedición, ni de nada. Asesores, simplemente. Luego, por lo que deduzco, te lanzan a los brazos de Bubok o Lulu. La idea, estando como está el tema de publicar, no está mal. Algo de ayuda siempre viene bien, y con una portada vistosa y el primer diez por ciento del libro aceptable (ese que se deja a la vista por cortesía), quizá hasta se puedan vender libros. Pero seamos serios, así no se llega lejos. Hoy en día se escribe mucho más de lo que el mercado es capaz de absorber, y que yo sepa seguimos viviendo en una sociedad en la que funciona la ley de la oferta y la demanda. Si la oferta es elevada, el producto sufre una devaluación. El libro, por el exceso de oferta, es un producto devaluado y si una editorial decide apostar por uno tendrá que estar muy segura de que no va a ser un fiasco económico. Lo de la calidad literaria, al mercado, sinceramente le da lo mismo.


Saber por qué hay tantos libros hoy en día escritos, a la espera de publicación, es tan sencillo como deducir por qué la tecnología avanza a la velocidad que lo hace. En estos momentos (lo leí no sé dónde, disculpad mi mala memoria) están vivos el ochenta por ciento de los científicos que han existido a lo largo de toda la historia de la humanidad. Todos esos cerebros pensando a la vez, influyéndose los unos a los otros han dado como resultado este mundo tan complejo, donde lo mismo puedes comprar un vitrocerámica con un simple click, hablar con un amigo de Japón y retocar unas fotos y mandarlas a una exposición en Burkina Faso. Y todo en menos de lo que se tarda en bajar a por el pan.

Con respecto a la escritura pasa lo mismo. Hace muy poco tiempo que somos capaces de escribir. El ser humano lleva haciéndolo miles de años, pero eran muy pocos los individuos que accedían a este conocimiento. En Egipto, por ejemplo, los escribas tenían un alto rango porque dominaban la escritura. En las sociedades desarrolladas del siglo XIX, un alto porcentaje de la población es capaz de escribir un libro. Sin embargo, seguimos teniendo un elevadísimo grado de analfabetismo (no estoy de broma) al que llamamos "funcional". Gente que sabe leer y escribir, pero que no es capaz de "leer" y mucho menos de "escribir". Pero no me voy por las ramas. Toda esa gente que ha hecho el esfuerzo de componer una novela guarda la ilusión de verla en un escaparate. Es normal. Aquí entran ellos, los asesores.

Respiré varias veces, pestañeé, no fuera a ser que alguna legaña hubiera añadido números a unas cifras que sin ellos ya eran escandalosas. Buscad, os animo a hacerlo. Encontré una en la que se ofrecían informes de lectura por la módica cantidad de 100 euros, todo eso sin informar con claridad sobre quién se lee los libros. Te ayudan a registrar la obra (¡ni se os ocurra jamás dejarle a alguien nada que no esté registrado!) y te cobran por ello 30 euros y eso que hacerlo tú solito sólo cuesta unos trece y es mucho más seguro. El ISBN tampoco sé lo que cuesta, pero se ofrece la posibilidad de conseguírtelo por cifras que rondan los cincuenta euros. Lo mejor es cuando te ofrecen el ¿pack vip? Por menos de tres mil euros (casi nada) te lo hacemos todo, todo, todo. Incluso un par de reseñas en blogs!!!

Vuelta a suspirar. He visto faltas de ortografía como camiones de gran tonelaje en algunas de estas páginas. Sólo quiero deciros que, si escribís, si queréis ver vuestros sueños en papel, hay alternativas. Editoriales que ofrecen coedición pero a la vez seriedad, gente que no vende humo. A ninguna se le ocurre decirte que con ella te convertirás en un best seller.

Si estás muy seguro de que esto es lo que quieres y, además, no necesitas su ayuda se puede publicar con Bubok o Lulu por tu cuenta (si no te destroza los nervios la cantidad de veces que te equivocas) y hacer todos los trámites legales no es tan complicado. Pero os advierto algo. Incluso tener un libro de papel en tus manos, con tu nombre y con tu foto, no te convierte en escritor. A lo sumo, somos contadores de historias. Da igual las veces que nos entrevisten en blogs o el hecho de que nos funcionen campañas de marketin online.

No quiero desanimar a quien quiera publicar, al contrario, yo misma leo muchas cosas autopublicadas y me he llevado gratas sorpresas. Solo quiero dejar claro que muy pocas veces el sueño traspasa las fronteras invisibles y se convierte en realidad. Si partimos de esa premisa, de no creer lo que no es, a lo mejor hasta podemos disfrutar mucho esta experiencia. Algunos tunean el coche, ¿no? ¿Por qué tú, que lo sueñas, no vas a tener tu libro? 
 

6 comentarios :

Danyyy dijo...

Hola Dulce gracias por la entrada es muy interesante.Lamentablemente debo decir que estoy en desacuerdo con Mayte.Esta parte no me gusto nada:
"Incluso tener un libro de papel en tus manos, con tu nombre y con tu foto, no te convierte en escritor. A lo sumo, somos contadores de historias. Da igual las veces que nos entrevisten en blogs o el hecho de que nos funcionen campañas de marketin online"
Yo he leido muchos blog novelas de gran calidad incluso mas calidad que las "escritoras profesionales" pero todo es cuestión de gustos.Creo que ser escritor va más alla de una profesión,es una vocación.Es algo que nace del alma y no todos aspiramos a ser publicados ni reconocidos por los estandares que impone el mundo literario.Creo que hay que ser muy cuidadoso cuando se escribe un articulo como este porque si bien es respetable su opinión también es cierto que hay que respetar a los demás.Quizas estoy siendo muy suceptible pero creo que desde el momento en que decidimos que queremos escribir somos ESCRITORES.Es algo que nace del alma no creo que todos los que somos parte del club nos levantamos un día diciendo "me voy a poner a escribir así me publican y soy reconocido".Es muy cierto lo de las editoriales y de las plataformas que ofrecen servicios casi irreales.
Esta es mi humilde opinión.Gracias por el articulo besos

Déborah F. Muñoz dijo...

hay que tener cara... hay un montón de aprovechados, yo ya no me fío ni de mi sombra

Cali Axfer dijo...

Me ha parecido super interesante. ¡Aunque casi me quita la ilusión de convertirme e una buena escritora con libros publicados y reconocidos! Noo.. es broma... siempre tendré esa llamita encendida en el corazón. =)

Me ha hecho darme cuenta de que hay DEMASIADO para tan "POCA GENTE".Hay demasiados libros y escritores para que todos puedan ser buenos. Pero por algo se tiene que empezar... y al menos es un alivio pensar que hay tanta gente apasionada con la lectura y la escritura. Solo que habría que abrir más puertas para los que realmente se esfuerzan y lo merecen. Aunque algunos/as podríamos llegar a llevarnos un par o tres de chascos... ;D

Pues nada. Ahí queda mi opinión.


Un beso

Cali

Mayte dijo...

Danyyy siento haber herido alguna susceptibilidad con la frase que mencionas, pero hablaba básicamente de mí misma. Llevo escribiendo... ¿treinta años? Tengo dos novelas publicadas en papel, me reseñan, me animan, mis libros aparecen recomendados en publicaciones de papel... y aún así, cuando me preguntan qué soy, jamás me atrevo a llamarme escritora.

Quería insistir en lo difícil que está hoy en día separar el grano de la paja, porque hay muchísima paja. Y grano, pero es más difícil encontrarlo.

Danyyy dijo...

Hola Mayte no te preocupes son cuestiones de como uno siente las cosas.Pero no que quepa duda de que respeto tu opinion.Creo que vos pensas de una forma SER ESCRITOR que es totalmente opuesta a la mia pero ES RESPETABLE.Viendolo objetivamente mi punto de vista es subjetivo y romantico en cierto punto.Tu punto de vista seria mas objetivo y realista.
Yo te considero una escritora ya que visite tu blogy tu obra a simple vista es empresionate.Te pido disculpas si mis palabras sonaron muy fuertes.Reina sos una escritora con letras mayusculas pero entiendo tu decepcion en ciertos aspectos.Gracias por tu articulo y abrir este debate.Besos

Anna Karine dijo...

Hola, chicas.

Por lo que veo, la frase que más controversia ha despertado es esa acerca de quién es un verdadero escritor. Permítanme decirme que lamentablemente muchas autoras publicadas piensan (o las editoriales les hacen creer) que un escritor es aquel que ha sido publicado por una editorial que paga dicha publicación, porque eso quiere decir que es un escritor bueno. MENTIRA, ¿un escritor "bueno" en qué sentido? No me cabe duda de que muchos lo son en calidad, pero también muchos otros son simplemente "buenos" en mercado, en pintarse una sonrisa y conquistar al lector con otros atributos que no son la calidad literaria de su obra, o en repetir argumentos y situaciones que para los editores constituyen la esencia del codiciado best-seller, entonces esos son "escritores", los demás, somos escoria, autores, pobre gente que intenta escribir algo. No se dejen engañar por estas concepciones, porque el día que se dilapide el estigma de la autopublicación a las grandes editoriales se les acaba el negocio.

Respecto de esas páginas mágicas, no sería ético contar cierta situación aquí, pero yo tuve el coraje de preguntar quién leía las obras. Primero se evitó responder mi pregunta, cuando insistí, con cierto tono "ofendido" se me dijo que eran todos PROFESIONALES, así, con mayúsculas. ¡Vamos! Si estoy pagando tengo como mínimo el derecho de saber quién va a leer mi obra, qué título universitario tiene, bajo qué criterios hace la lectura. No me pareció del todo claro, entonces preferí no involucrarme.

Hay que tener mucho cuidado, ir con pie de plomo, y permitirse el desaliento. A nadie le cae bien que le digan indirectamente que su obra no es buena, sobre todo cuando es mentira. Son exusas, son mentiras, porque forman parte del negocio. El arte no es más arte, es mercado, y el artista es relegado a la categoría de mendigo.

Saludos.